En este retrato de perfil lo primero que nos llama la atención es la oxidación de barnices y su parcial levantamiento dando lugar a zonas lechosas o pasmados. La obra mostraba un buen estado de Conservación en el soporte aunque con excesiva rigidez:  se encontraba reentelado y la tela de refuerzo era un poco más gruesa que la original.

Tipo de obra: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 41.5 x 59.2 cm.
Tema: Retrato de hombre con turbante.
Autor: Anónimo.
Época: S. XVII.

La fot nº 3 muestra como el barniz amarilleó en exceso y se encuentra desprendido de la capa pictórica formando manchas con forma de venas o de araña desvirtuando completamente la lectura de la obra. Hay disolventes que regeneran el barniz volviéndolo a fijar sobre la capa pictórica. Pero en este caso es conveniente retirarlo por completo para estudiar otros daños e intervenciones anteriores, además de encontrarse muy amarillento y oxidado. Se aprecian faltas repartidas por toda la obra y lagunas de barniz que revelan una limpieza anterior muy agresiva, y mala adherencia de la capa de preparación en distintas zonas, seguramente al haber tirado el barniz de ella.

LIMPIEZA BARNIZ LEVANTADO

Al estar el lienzo reentelado, y con el adhesivo muy rígido debido a un exceso de cola en la mezcla, la corrección de deformaciones se complica al ser más difícil la regeneración de adhesivos y capa de preparación. Se practicó humedad, presión y calor en el reverso junto con el sentado de color tradicional en el anverso, disminuyendo en gran medida las deformaciones.

Continuamos con una limpieza de barnices, con medios físicos y químicos, retirando el estrato superficial con cuidado de no desprender la capa pictórica. Una vez eliminado los barnices, se volvió a realizar un sentado de color adicional que fijase la capa pictórica a la preparación.

La nivelación de lagunas se realizó con un aparejo a base de yeso mate y cola animal, similar al original, lo que se conoce con el nombre no exacto de relleno de estucos.

La reintegración se llevó a cabo con materiales reversibles como acuarelas y pigmentos al barniz, llevando a cabo una reconstrucción lo más completa y fidedigna posible.
Finalmente se barnizó la obra para recuperar los tonos originales y como medida protectora de cara al futuro.

El tratamiento del marco comenzó desmontándolo por completo, eliminando las escuadras de cartón en las esquinas del reverso.
Para los ensamblajes se usaron espigas de haya y se reforzó con unas escuadras de madera para darle firmeza .
Se eliminó la capa de barniz y se volvió a barnizar con resinas sintéticas tipo Paralloid.
Limpiar cuadro pintado al oleo