Restauración de una escultura de madera de caoba de la escultora Mar Solís.

La pieza contrasta una delicadez de formas con una gran fuerza representativa. Se dañó durante el transporte de una mudanza. se rompieron uniones y travesaños por la mitad.

El trabajo de restauración de esta pieza conlleva aparejado varias dificultades: algunas de las uniones son móviles. Tienen un jeje a modo de vastago sobre el que giran dos de las piezas. Por otro lado el arco de las «bóbedas» es muy fino. Tratando de realizar una restauración siguiendo los principios éticos de mínima intervención  y la posibilidad de reversibilidad respetando la originalidad y funcionalidad de la obra.

Sencillo no es, pero es un reto que nos gusta enfrentar.