Proceso completo de la restauración de una pintura con el retrato de una mujer como tema. Este cuadro vino sin bastidor, enrollado y como apenas tenía capa de preparación, la capa pictórica se desprendía de la tela ante el menor movimento. Era necesario protejer la capa pictórica para evitar su deterioro, y que de paso sirviera como paso previo para el proceso de reentelado.  Fotos 1, 2, 6 y 7. La capa pictorica se proteje con papel de seda, impregnando la superficie del cuadro con una mezcla de cola animal y fingicida, a la concentraciójn adecuada. Esta protección ante posteriores manipulaciones, también nos sirve para fijar levantamientos y coregirlos, proceso que solemos llamar «Sentado de Color«.  Si lo realizamos adecuadamente, conseguimos que no recaiga en el reentelado todo la tarea de fijar los levantamientos.
Foto 4: Reverso de la tela, agujeros, rastros de cera y manchas. Foto 6: Obra fijada a la nueva tela que le aporta un soporte adecuado.
Foto 5: Reverso tela clavado a un soporte para  limpiar restos de tela y parches anteriores. Foto 6:  La capa pictórica queda fija. Se retira la protección de papel que retira algo de suciedad y el cuadro se empieza a verde otra manera.
Foto  7: Cuadro protegido con papel japonés y forrado en el telar. Foto 8: Detalle reverso tela.  Foto 10: Cuadro en telar al retirarle el papel.
Foto 11 a 22: Estucado de lagunas y reintegración a color. Es interesante pulsar el botón más abajo que dice «Ver con Flash» para una mejor contemplación del proceso.
Foto 16: Todo el fondo y carnaciones con sus bases de color.
Resto fotos: fases finales de reintegración a color de la capa pictórica y barniz final.

Aconsejamos pulsar la opcíon ver con flash o hacer clic en cada miniatura de la foto para verla más grande.